Y de eso se trata.

Tengo un amigo que cuando le digo ‘ya salí de ahí y ahí nunca volveré’ me responde con firmeza:

‘Volverás’.

Somos esa ruta circular por la que paseamos una y otra vez. Como ese libro que vuelves a leer y descubres algo nuevo.

Y de eso se trata.

De volver ahí. De ir. De venir. De subir y de bajar. De pasar dos veces por la misma esquina. O diez.

Se trata de meterte en la cueva.

Y de salir. Airosa. Orgullosa. Valiente. Con esa emoción y ese subidón de salir ‘pa fuera.

Meterte en la cueva y protegerte del ruido. De cuidarte sin darte cuenta de que te estabas cuidando. De abrazar tu drama y tu miedo. Y sentir esa soledad que casi casi casi, asfixia.

Y cuando no estás ni lista, sales. Casi corriendo. Ahora consciente de que todo eso que estaba roto. Toda esa soledad y ese miedo. Ese silencio a ratos abrumador. Esa tormenta y ese ruido. Esas contradicciones. Todas. Son justamente tu fortaleza para salir corriendo. Estás a salvo en ti. Y contigo. Tu puto regalo al mundo eres justamente tú. Tu fortaleza que te ayudó a abrigarte. A sanarte. A crecer.

Y tomas las riendas de todo.

Sin dramas. Aunque duela.

Te encargas ahora consciente. Sin expectativas. Con esa maravillosa mochila que le da forma a tu espalda.

La conexión encima de la mesa.

Y gana ante la duda.

Sin conexión ya no juegas.

Sin conexión no hay ganas.

Ni dolores de tripa ni noches en vela.

No quieres más grises. Ni oscuros ni claros.

No quieres la culpa.

Ni quedarte con las ganas.

Quieres que la magia entre en juego.

Y esa pizca de locura que te abre, a carcajadas, la risa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s