Es la lluvia.

Es la lluvia y la olor a tierra mojada.

Es la leña y el fuego encendido.

Esta bruma que se ve cuando miras la Sierra Martés y es el monte en su más pura esencia.

Es seguirte el ritmo y jugar juntos en pijama.

Es un baño juntos a mitad de mañana después del almuerzo y Pippi Langstrump.

Me conecto hasta emocionarme.

Soy feliz así. No quiero más. Ni menos.

Todo tiene sentido así tal cual.

Que no se pare el mundo. Que siga su ritmo frenético.

Tú y yo nos quedamos aquí.

Sin ruido.

Despacio.

Con el monte.

Y la lluvia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s