Expresión vehemente de la propia voluntad

Ayer, durante 20 minutos exactos, Luca estuvo expresando con vehemencia su propia voluntad.

Después de 5 días de mucha fiebre, fue la primera tarde que jugábamos y en el ambiente se empezaba a sentir la normalidad que ya necesitábamos los dos.

A Luca siempre le he observado y escuchado sus expresiones de lo que le gusta y lo que no, lo quiere y lo que no. Siempre respetando sus propios intereses. Y cuando han sido los míos los que tenían que premiar se lo he explicado y ha ido aceptándolos con tranquilidad.

La semana pasado cumplió los 18 meses. 1 año y medio. Y ahora viene una temporada en la que le toca expresar sus intereses con una vehemencia más acentuada de lo normal.

Las temidas rabietas.

Luca tiene carácter. Y desde hace meses sabe muy bien lo que quiere y lo que no, incluso qué personas le gustan y cuáles no. Y siempre siempre me lo ha hecho saber. Se ha sentido escuchado y respetado. Fundamental para su autoestima y su seguridad. Y también para su confianza en mi.

Ahora, desde hace un par de semanas, me doy cuenta de que necesita una reafirmación extra de lo que quiere hacer y de lo que no.

He trabajado mucho su independencia. Y ahora lo demuestra también con vehemencia.

Le gustan las cosas que hemos ido aprendiendo juntos: comer solo, pasear por la calle a mi lado pero sin mi mano, sus intentos de ponerse los zapatos o los calcetines o la camiseta. O quitárselo todo.

Si los adultos andamos con nuestras prisas, nuestra perspectiva, nuestros intereses, se nos olvidará lo espectacular de esta etapa. Y la viviremos como un reto negativo continuo en nuestra relación con ellos. Un ‘me busca’ o ‘me busca los límites’. Un ‘qué mala leche tiene’ o un ‘menudas rabietas’.

Y no es fácil, otra vez, vivir esta etapa en un día a día pensado para los adultos. En unas ciudades urbanísticamente organizadas para adultos. En un sistema socioeconómico gestionado para adultos.

Luca no me busca los límites porque quiere hacerme la vida difícil. De hecho estoy segura de que si le preguntáramos y pudiera respondernos utilizando el lenguaje verbal nos diría que quiere que juegue con él sin levantarme a cocinar o a tender la lavadora. Que quiere armonía y tranquilidad en nuestra casa y en nuestro día a día. Que no quiere gritos porque le asustan. Y que lo que quiere de verdad es hacer las cosas a su tiempo, a su ritmo, a su manera y cuando él quiera. Vamos, exactamente lo mismo que cualquier adulto.

Los niños de cualquier edad no suelen mostrar su dolor, su malestar o su inconformismo mediante palabras. Sino a través de su comportamiento. Casi siempre retador cuando la emoción que sienten es negativa, frustrante o simplemente no consiguen saber gestionarla o expresarla de otra manera.

Y este reto que me pone delante quiero aprender a verlo como un punto de inflexión en nuestra relación. Un intento por su parte de reafirmar su confianza en mi y ver que puede continuar confiando. Un momento suyo de debilidad, o más bien de fortaleza, para asegurarse de que sigue estando seguro conmigo. Y aprender a basar sus relaciones futuras en esta seguridad y confianza. Como cualquier punto de inflexión en una relación entre adultos.

Es un pedazo de regalo que me hace Luca.

Ayer su expresión vehemente, que aquí utilizo con ironía, fue en el momento de la merienda. Está mimoso y poco comedor. Intenté darle el yogur yo por ayudarle con su cansancio. Pero no le pareció para nada adecuado. Él sabe comer solo. Y disfruta comiendo solo. Debió sentir que yo no confiaba en su autonomía porque después de 20 minutos de desencuentro y lloros, comprendió que no tengo ningún interés en alimentarlo yo. Que yo no le impedía comerse el yogur él solo sin mi ayuda.

Y fue así, sentado en mi regazo, como se comió el yogur con mermelada de higos del abuelo. Y justo después, cuando intentó demostrarme que, además, sabe quitarse el calcetín y está aprendiendo a ponérselo sin mi ayuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s