Paseos al Sol

A veces no recuerdo mi vida sin ti. Y me parece tan curioso… Tengo que hacer un verdadero esfuerzo para recordar mis días e incluso mis emociones antes de que tú existieras. Y, aún así, hay un momento en el intento en el que todo se entremezcla y se vuelve borroso. Siempre apareces tú.

Lo que sí recuerdo es que antes hacía deporte. Salía mucho al monte a caminar, a correr y con la bici. Iba a nadar de vez en cuando. Incluso algunas clases de pilates y yoga. Siempre hacía según mi estado de ánimo. Según lo que necesitaba. Según mis niveles de ansiedad, tristeza, ajetreo mental o felicidad.

Durante mi embarazo continué haciendo deporte adaptado a mis habilidades físicas😜

Pilates de preparación al parto, natación y caminar. Caminaba casi todos los días. Varios días llegaba a hacer 10 km ya con 8 meses de embarazo.

Y, parón en seco al nacer tú. Estuve 9 meses haciendo pilates de rehabilitación. Dos horas individuales a la semana que me dejaron el suelo pélvico listo para más trote. Me dieron el alta del postparto justo un año después. Y en seguida empecé a moverme. Sin ti. Por necesidad de desconectar. De apartarme un poco de todo. De estar sola.

Una amiga me preguntó qué necesitaba para regalarnos. Y una mochila para salir los dos a caminar ha sido el más acertado de hacía muchos.

Hemos salido este finde. Una rato cada mañana. Entre sol y nubes. Con calor y brisa fresca. Y contigo feliz a mi espalda sudada. Observando, oliendo las hierbas que te he ido cogiendo, señalando árboles, río, fuentes y plantas. Sin parar de charrarme y de comunicarme. Dando brincos de alegría en algunos momentos y echando alguna cabezadita en otros.

Me he sentido todo el finde llena de energía y de alegría. Conectada a la naturaleza otra vez. Conectada a mi cuerpo. Y conectada a ti.

Llevar a tu hijo contigo, experimentar con él, llevarlo a la espalda ayudándole a hacer el camino… compartir el sol y la naturaleza y una larga lista de cosas positivas me vienen a la mente.

Todo esto representan estos paseos aparentemente rutinarios.

Ójala te guste tanto el monte como me gusta a mi. Conseguiríamos escondernos juntos, apartarnos del ruido y conectar con el silencio de la montaña. Juntos. Porque ahora mi vida sin ti no la recuerdo. Y en esta contigo al monte tenemos que hacerle su sitio.

2 comentarios sobre “Paseos al Sol

Responder a Isa Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s