Los días de lluvia

Los días de lluvia me conectan.

La olor a tierra mojada y la humedad en el rostro me centran y me estabilizan.

Los días de lluvia de me dan energía.

Recogen lo que andaba disperso y me ayudan a verlo todo desde otro prisma.

Es curioso.

Los días de lluvia me transmiten alegría. Y tranquilidad.

Las siestas de lluvia siempre han sido tranquilas y llenas de paz. Ahora no las duermo. Pero las duermes tú conmigo. Y lo disfruto mucho más.

Los días de lluvia me activan.

Las ideas aletargadas despiertan y la creatividad gana fuerza.

Me organizo mentalmente con más facilidad y surge una seguridad en mi que no siempre asoma.

Los días de lluvia son para sentir.

Para observar.

Para pensar.

Los días de lluvia se guardan para los besos.

Para activar el sistema por dentro.

Y dejarlo todo listo para cuando vuelva a salir el sol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s