Échate a un lado.

Es tiempo de revuelos. Y entre revuelo y revuelo ando pensando a dónde se fueron los días.

Y soy de las que vive intensamente.

El amor. Las vistas al mar. El olor del romero en matorral. El trágico desamor. La sed y las ganas de llorar.

Esa intensidad que te hace vivir sin dejarte nada. Que no me lo cuenten. Ni las verbenas ni los silencios. Ni los besos a oscuras ni con los ojos abiertos. Que no me cuenten los viajes ni me cuenten las vueltas a casa. Sí, lo mejor de un viaje es volver.

Y de repente, han pasado los días. Y los años.

Y abro los ojos de golpe y quiero Mis Abrazos. Esos que tengo guardados esperando por si acaso.

Y miro. Y con las cartas en la mesa escondo una a tiempo.

Y silencio.

Necesito que te eches a un lado. Me tapas la vida. Y no quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s