Pikler. Una nueva Pedagogía.

¿Quién fue Emmi Pikler?

Pediatra húngara que nació y murió en el siglo XX. A Emmi Pikler se le dio la labor de dirigir una casacuna en Budapest -hoy el Instituto Pikler- donde tuvo la oportunidad de demostrar científicamente la necesidad de apego y de autonomía de los niños, sobre todo en la edad temprana de entre 0 y 3 años. Y en un entorno tan desfavorable como una casacuna de mediados del siglo XX, donde los bebés crecían sin a penas contacto físico, ni relaciones sociales y pasando la mayoría de su tiempo sin libertad de movimiento en una cuna.

¿Qué demostró?

Pikler demostró que un bebé, desde lo 0 meses, es capaz de desarrollarse de manera autónoma. Su propuesta de mirar al niño a través de una relación de igualdad y respeto es, incluso hoy en el siglo XXI, innovadora y muy poco habitual. Tiene que suceder un cambio de rol en la relación entre los padres y/o educadores y los niños que muy pocos adultos están dispuestos a asumir.

El bebé no es un ser inútil e incapaz. Sino, simplemente, dependiente.

¿Cuáles fueron sus principales ideas?

  • El niño es un ser Autónomo: es capaz de aprender por sí mismo. Todo. A su ritmo y a su debido tiempo.
  • Hay que favorecer al niño para que pueda tomar consciencia de sí mismo y de su entorno: los adultos debemos ofrecerle seguridad emocional para que él pueda centrarse en el movimiento de su cuerpo y en descubrir su entorno, en jugar y moverse libremente.
  • La salud física es fundamental.
  • Tiene que moverse en un entorno seguro ofreciéndole la oportunidad de desarrollar su motricidad libremente, a través de su propia iniciativa.

De esta manera, el niño protagoniza su propio desarrollo, a su propio ritmo y tomando consciencia de su propio cuerpo, de sus emociones y del entorno físico que le rodea.

¿Y dónde se encuentra el adulto?

El rol del adulto es fundamental. El adulto es el acompañante pasivo del niño. No interviene. No enseña. No actúa. El adulto se encarga de proporcionar un espacio físico seguro y tranquilo. Un espacio con diferentes materiales, texturas, colores y formas para que el niño pueda explorar y desarrollarse. Un espacio en que el niño pueda moverse libremente.

Durante los cuidados de higiene, alimentación, etc. el adulto participa de manera suave y explicándole mediante palabras todo lo que va a suceder. Dándole tiempo al niño a escuchar y, llegado el momento, a predecir.

A la hora del juego, el adulto es un mero observador. El niño el protagonista. El adulto está presente. Prestando atención. Pero sin interferir ni sugerir ni enseñar.

El adulto debe respetar el movimiento libre del niño, sin enseñarle a sentarse o levantarse o andar. El niño, con su capacidad natural de aprendizaje y desarrollo, lo hará todo cuando esté preparado emocional, física e intelectualmente.

Confía en el niño.

Respeta.

Escucha.

Observa.

Háblale.

Préstale atención.

2 comentarios sobre “Pikler. Una nueva Pedagogía.

Responder a MiVidaConLuca Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s